Amancio E. Ojeda Saavedra

Los pensamientos y las acciones son emitidos desde una emoción, todas las acciones y los pensamientos se originan en una emoción, por tanto las emociones se convierten en el centro de nuestro actuar.

Los seres humanos mantenemos una constante contienda, para que la razón sobre salga ante las emociones, sin darnos cuenta, que esta posición de parecer más racionales que otra cosa, es dirigido por una emoción. Quienes se esfuerzan en la lucha de esconder sus emociones, están arando en el mar.

Por lo anterior, debemos cuidar las emociones, para que nuestras acciones sean mejores, y una manera de hacer esto, es conectarnos con Emociones Positivas, buscando diluir con inteligencia aquellas que solo hacen desgastarnos y perder energía, salud y tiempo.

Estos son algunos de los beneficios, de mantenerse conectado con emociones positivas.

  • Nos permiten conservar un estado de ánimo agradable y seguro.
  • Garantizan canalizar la energía de forma positiva.
  • Contribuyen a mantenernos saludables físicamente.
  • Son garantía de relaciones interpersonales positivas.
  • Nos permiten encauzar las acciones en un solo sentido de forma inamovible.
  • Nos ofrecen la seguridad necesaria para actuar, ante situaciones inesperadas.
  • Nos Permite ser más creativo.
  • Estimula la generación de sustancias químicas de altos beneficios, para la salud física y mental.
  • Se generan condiciones mentales favorables, para aceptar los cambios y vivir los procesos de transición.
  • La imagen que se proyecta, permite generar Rapport más rápidamente.


Al ser nosotros dueños de nuestro sentir, a través de la interpretación que la damos a cuanto nos ocurre, esto nos ofrece la oportunidad de asumir las emociones y dirigirlas en el sentido correcto y positivo. Sobre esto Jorge Bucay dice: "No somos responsables de las emociones, pero sí de lo que hacemos con las emociones".